#MegaMagdalena de arándanos y naranja (o el pequeño horno de los horrores)


La tienda de los horrores es una película de 1986 dirigida por Frank Oz, que es la versión cinematográfica de la obra musical de Broadway  The Little Shop of Horrors de 1982, que es, a su vez, la versión musical de la obra dirigida por el maestro del cine de serie B, Roger Corman, La Pequeña Tienda de los Horrores, de 1960.

Es esta divertidísima película de personajes imposibles se cuenta la historia del lerdo dependiente de una floristería, Seymour, enamorado de una Barbie tontorrona que es novia de un dentista sádico y adicto al óxido nitroso (gas de la risa). Pero el personaje central es una planta carnívora que llega del espacio y que crece sin parar alimentada por la sangre humana que le suministra Seymour. El proceso de crecimiento de la planta es tan rápido que en poco tiempo la pequeña tienda de flores se queda pequeña y la necesidad de sangre es tan grande que no entiendo cómo aún no se ha hecha una versión gore de la película.

Pero, a qué viene esta introducción de la tienda de los horrores cuando lo que os voy a presentar aquí es una receta de #MegaMagdalena para la propuesta de Paco en su blog LazyBlog. La razón es muy sencilla. Ayer mi horno se convirtió en un Pequeño Horno de los Horrores en donde mi MegaMagdalena iba creciendo sin parar mientras le salia una boca que me producía terror, y que engullía todo el topping que le había puesto por encima y que, se suponía, debía haberla adornado. Ese topping se había convertido en un terrorífico reguero en torno a la boca, cual sangre en la comisura de un vampiro. Yo, como Seymour, me sentía, a pesar de que lo natural habría sido salir corriendo, atraída por ella y, con los cinco sentidos, sin quitarle ojo, atendiendo a sus necesidades de crecimiento, la cuidaba; aunque temiendo que en cualquier momento pudiese saltar a mi yugular. Antes del proceso de horneado ya empecé a imaginar algo de lo que podía ocurrir, ya que la susodicha pesaba, en canal, 1907 gramos. Tras medir mis fuerzas y suponiendo lo que iba a ocurrir cuando la introdujese en el horno, decidí despedirme de mis hijas Olga y Marta, que me habían ayudado en su elaboración, dándoles un besito en la frente y diciéndoles que me dejasen sólo ante el peligro (y que papá las quería mucho). A pesar del riesgo para mi persona, y al igual que Seymour, al final tuve un final feliz y conseguí obtener una megamagdadela de arándamos y naranja de sabor excepcional, cuya receta saqué de un libro de recetas tradicionales americanas llamado “The Military Wifes’ Cookbook“. Espero que os guste.

Boca de mi #MegaMagdalena

Boca de mi #MegaMagdalena

MegaMagdalena de arándanos y naranja

Ingredientes (para una MegaMagdalena de 1840 gramos aproximadamente): En la receta original las medidas se dan en las típicas medidas americanas cup (tazas), tablespoon, etcétera. Yo he mantenido esas unidades pero también he hecho la equivalencias a unidades del Sistema Internacional de Unidades. Para hacerlas en tazas y submúltiplos, se venden en el mercado unos cuencos como se ven en la imagen de abajo. Como se puede observar, 1 taza equivale a 250 ml.

1. Para el topping:

  • 1 taza de azúcar moreno (215 gr).
  • 1/2 taza de harina (40 gr).
  • 1 cuchara de canela.
  • 1 cuchara de una mezcla de especias (jenjibre, clavo, pimienta y nuez).
  • 1/2 taza de mantequilla cortada en trocitos (60 gr).

2. Para la megamagdalena:

  • 4 y 2/3 tazas de harina (640 gr).
  • 8 cucharas de levadura (se puede usar también harina ya preparado con la levadura y prescindir de este ingrediente).
  • 1/2 cuchara de bicarbonato.
  • 1 cuchara de sal fina.
  • 1/2 cuchara de la mezcla de especias que se comentaba para el topping.
  • 1/2 taza de mantequilla en pomada (60 gr).
  • 2/3 tazas de azúcar (140 gr).
  • 2 huevos.
  • 1/2 cucharita de esencia de limón.
  • 2 tazas de una mezcla mitad y mitad de leche y nata (500 ml).
  • 1 taza de zumo de naranja (250 ml).
  • 300 gramos de arándanos.

Elaboración:

Empezaremos haciendo la mezcla de especias. Para ello moleremos, si no lo tuviésemos ya molido, el clavo, la nuez moscada y la pimienta. Se le agrega también el jengibre, que éste sí debe estar ya molido. La cantidad de ingredientes se hará al gusto de cada cual. Yo de lo que más añadí fue de jenjibre y luego de nuez moscada. Clavos usé tres y pimienta molí un poquitín. Pero como digo debe ir un poco a gusto de cada cual. Al topping le va a aportar un sabor excepcional y muy original, ya que la mezcla del dulce con el picante de las especias combina a la perfección.

Mezcla de especiasUna vez hecha la mezcla de especias, comenzaremos haciendo el topping. Para ellos echaremos en un bol todos los ingredientes secos (azúcar morena, harina y mezcla de especias), los mezclaremos y luego agregaremos la mantequilla cortada en trocitos. Tras ello, empezaremos a trabajar la mezcla, dando pequeños pellizquitos para que la mantequilla se vaya uniendo al resto de ingredientes, pero de tal forma que quede como si de arena húmeda se tratase, es decir, en pequeños grumitos. Una vez conseguida esa consistencia guardaremos el topping en la nevera.

Empezaremos ahora con la masa para la megamagdalena. Para ello mezclaremos bien en un bol grande la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal y la mezcla de especies. En otro bol, se mezclan la mantequilla en pomada con el azúcar y se bate con una batidora eléctrica o en un vaso mezclador. La consistencia que debe adquirir es de crema. Una vez unidos se batirán los dos huevos y se echarán sobre la crema de mantequilla y azúcar anterior. Tras ello se agrega la esencia de limón y se va mezclando, de forma alternada, la mezcla de leche y nata y el zumo de naranja.

La mezcla seca que hemos hecho en le paso anterior se irá vertiendo sobre la crema que se había elaborado, para hacer así la masa de la megamagdalena. En esta mezcla no se debe usar ya la batidora eléctrica, sino una varillas que nos permitan sólo unir homogéneamente (y no batir) las dos mezclas previas. Una vez unidos los ingredientes se agregarán los arándanos. La receta original indicaban que debían ser frescos, sin embargo yo he usado unos arándanos deshidratados que han quedado muy ricos.

La masa de la megamagdalena la he vertido sobre un molde de flan de 22 cm, pero me ha quedado un poco pequeño y estaría mejor en un molde un poco mayor. Se forra el model con papel de horno y se vierte la masa hasta la mitad de altura, aproximadamente. Se agrega topping al gusto (mejor generosamente) y, después, se termina de rellenar el molde con la masa. Por último se echa por encima el topping restante.

El horno estará precalentado a 160 ºC y, en el momento de meter el molde, se pone con solo la resistencia de abajo, para evitar que se nos queme. Dejaremos que se vaya haciendo durante una hora y cuarto. Una vez que hayamos visto que ha crecido, subiremos el horno a unos 170 ºC y pondremos la resistencia superior, manteniendo la inferior. Debemos tener cuidado de que no se nos queme. Retiraremos del horno tras entre media o tres cuarto de hora más aproximadamente. La mejor forma de saber si se puede retirar o no del fuego es de la forma habitual: introduciendo una aguja y viendo si sale seca. En ese momento lo podremos retirar del horno.

Con las cantidades indicadas, a mí me ha salido una #MegaMagdalena de, exactamente, 1842 gramos.

En estas otras fotos podéis ver mejor el aspecto final de la #MegaMagdalena.

NOTAS FINALES:

  1. Si no queréis hacer la MegaMagdalena, podéis hacer muffins de tamaño estándar. En ese caso, las cantidades que os he dado servirán para hacer unos 24 muffins aproximadamente. La única diferencia entre la receta que os he dado sería en el momento del horneado, ya que podéis poner el horno a más temperatura (190 ºC) con la resistencia superior e inferior desde el principio. El tiempo de horneado sería de unos 25 minutos.
  2. Cova Morales me ha prestado una ayuda inestimable, resolviéndome dudas, como la composición de la mezcla de las especias o de la mezcla de leche y nata. También me ayudó en la adaptación de las temperaturas y tiempos de horneado y me ha ofrecido consejos generales para el feliz final de esta elaboración (y que esta #MegaMagdalena asesina no acabase conmigo). ¡Muchas gracias Cova!
  3. Pero la mejor ayuda ha sido la de mis hijas Olga, de 13 años, y Marta, de 7 años. Aunque como bien sabéis las tuve que proteger en el momento del horneado ya que peligraban sus vidas (¡leed la introducción y no os la saltéis!).
  4. Si queréis conocer el resto de participantes en el reto de la #MegaMagdalena podéis ver la entrada que ha está haciendo Paco en su Blog LazyBlog o la que está haciendo Cova en el suyo, Comoju.
Esta entrada fue publicada en Dulces, libros y recetarios, receta y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a #MegaMagdalena de arándanos y naranja (o el pequeño horno de los horrores)

  1. carolina dijo:

    Santi!!! que rica y vaya historia de miedo!!!, me alegro de que no te comiera!! ejje, fqts

  2. La verdad es que tiene mucho mejor perfil que foto desde lo alto, Santiago.
    Seguro que el interior estaba buenísimo.

    Aquí en mi oficina, ya se han comido la de hoy, que era de chocolate.
    Un abrazo y gracias por participar.

    • Santiago dijo:

      Sí, desde arriba acojona, 😀 Pues al interior se me olvidó hacerle fotos, que le vamos a hacer, pero sí, estaba riquísima.
      Un abrazo, y gracias por lanzar este reto tan divertido

  3. Maite dijo:

    jajaja, menuda historia! Pero seguro que estaba …de muerte! El toque de las especias me encanta

    • Santiago dijo:

      Sí estaba de muerte, jajaja. Al final pude yo con ella 😀 Las especias, efectivamente le dan un sabor muy particular a la magdalena. Gracias por tu comentario

  4. comoju-Cova dijo:

    No te puedes imaginar como me he podido reir con tu entrada, porque precisamente hace unos días he vuelto a ver esa peli y tenía las imágenes muy reciente y me imagina al “bicho” dentro del horno buscando salir para devorarte jeje en busca de su sangre jaja

    Sabes que me llevo tu receta para hacerla, no??? Eso si.. la haré mejor en Muffins para evitar tentaciones del bicho, y poder disfrutar mejor de ese topping, porque desde el primer momento ya sabes que me gustó la recetilla 😉 y te ha quedado de… película 😛

    Un besote

    • Santiago dijo:

      Pues lo de que me quería comer, vosotros por lo que os lo tomabais a pitorreo, pero es que no sabes con la mara cara que me miraba la individua 😛
      Esto de la MegaMagdalena es divertido, pero entre tú y yo, creo que sale más rico más pequeño. Así que yo también la próxima la haré en tamaño magdalena estándar. Cuando la hagas debes tener cuidado con las especias que le echas al topping, que si no te puede salir demasiado picante el tema, jeje.
      Una última cosa, la película me encanta 🙂
      Un abrazo

  5. miriam salamanca miño dijo:

    Despues de leer tu historia de terror y ver la primero foto me ha dado hasta miedo esa madalena y efectivamente era como la planta carnivora de la peli, con ansia de comerte. Ya en las ultimas fotos si que te apetecia comertela a ell, por lo que me da rabia no podermela come, por lo menos un poquito. Voy a tener que estar mas actualizada en tu blog y cuando vea tu receta, ir corriendo a tu casa con un taper.
    Me gustan tus historias y me traen a mi tambien muchos buenos recuerdos, que ademas, en este caso, de la peli, que me gusta mucho, ese disco (LP, NO CD) con la banda sonora de la peli y que no parabas de ponerlo en casa. Muchos bs

    • Santiago dijo:

      Jajajaja, no me acordaba de que os diese tanta lata con el disco. Yo siempre he sido un poco pesado con eso de la música 😀
      Y por lo que veo no pierdes ocasión para poner el tuppper. Jeje, pues esta vez no ha sobrado ;-P La próxima vez seguro que sobra algo 🙂
      Un beso

  6. Luis Salamanca dijo:

    Jeje, por lo que veo las mujeres de los militares americanos se dedicaban a preparar locas recetas de megamuffins cuando sus hombre partían… viva viva! Vaya pinta brutal tiene, que bocado le daba, con lo ricos que están los arándanos. Por cierto, me alegra saber que te ha sido de utilidad el libro. Ahh, lo que sí tienes que hacer otro día que te dé por experimentar es preparar la American Version of the Typical Paella [paela], a ver qué se inventan estos americanos… jeje.

    Pues nada, que lo dicho, grandísima entrada. Sigo al tanto, que esto va creciendo. Por cierto, la cabecera está todavía en progreso… un poquillo lentamente :-P. Besos.

    • Santiago dijo:

      Pues sí, fíjate a lo que se dedicaban… con lo que podría haber hecho, jeje Por supuesto que el libro me sirve y, por cierto, la Spanish-American Paela is the most surrealistic plate never seen, creo que merece un post!!! 😀
      Y tu tranqui con lo de la cabecera. Cuando puedas me la mandas (pero no te olvides!!!)
      Un beso

  7. Jejeje, Santiago no había tenido tiempo para leer tu post, y ahora que he podido solo puedo decirte una cosa…. me ha encantado y me he reído un montón. Muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s